El pasado 30 de junio se acordó la desaparición de los sobrecostes por llamar, enviar mensajes o navegar por internet a través del móvil en un Estado miembro diferente al de origen del operador, y que deberán ajustarse gradualmente hasta el 15 de junio de 2017, fecha establecida como límite.

Antes de llegar a ese punto las tarifas deberán ser rebajadas el 30 de abril de 2016, momento en el que el máximo por llamadas por minuto no deberá superar los 5 céntimos de euro, los 2 céntimos por SMS y los 5 céntimos por megabyte (IVA excluido). Estos precios son un 75% más baratos que los actuales.

Pero la norma aprobada deja algunos resquicios a los que podrían agarrarse las operadoras llegado el momento:

  • Política de uso razonable o límite “justo”
    Los operadores podrán fijar restricciones para evitar abusos o roaming permanente, por ejemplo estableciendo un número de días gratuitos al año o poniendo un límite de minutos/mensajes/megas. Es decir, si consumes más del límite diario, mensual o anual que “decida ofrecerte” tu operador podrán cobrarte una «pequeña tasa». ¿Cuál es ese límite? Estamos esperando a que la UE clarifique este punto. Pero aquí ya se vislumbra una puerta abierta a nuevas tarifas y formas de tarificar que esquiven la directriz y sentido del acuerdo.
  • Recuperación de costes
    Los operadores podrán establecer unos recargos mínimos si demuestran al regulador correspondiente que están perdiendo dinero debido a esta nueva normativa. Esto nuevamente queda tan en el aire, que es casi seguro que abrirá otra puerta a discusiones que se eternicen durante años ya que los operadores pondrán sobre la mesa su capacidad de inversión, recuperación de esta, despliegues, etc. etc.
  • Tarifas alternativas
    Aunque los operadores estarán obligados a presentar en su catálogo la tarifa por defecto Roam like at home, que para empresas o GG.CC. ya veremos cómo queda, también podrán presentar otras tarifas propias lo cual puede dar lugar a ofertas complejas con diversos parámetros.

En Telcomunity, creemos que lejos de simplificar esto puede dar lugar a un período de complejidad añadida disfrazada de simple, donde seguro habrá excepciones, detalles importantes como calidad o velocidad, y que de seguro dará más de un susto si no se sabe realmente lo que se necesita.